USS capacita a actores para apoyar la formación de estudiantes y profesionales de la salud

Entrevistas y retroalimentación efectiva son aspectos en los que 15 postulantes se capacitaron en el Hospital de Simulación e Innovación de la U. San Sebastián (HSIUSS), sede Valdivia -desde lo teórico a la práctico- para ser pacientes simulados y apoyar la formación de estudiantes y profesionales de la salud.

Luis Montoya (66) es Licenciado en Arte Mención Teatro y egresó en 1975 de la U. de Chile, dedicándose los últimos 25 años a la actuación como paciente simulado, carrera que comenzó en la Escuela de Medicina de la U. Católica. “Hemos ido creciendo todos juntos. La U. San Sebastián va a la cabeza de lo que es la simulación en la zona, este Centro es una maravilla y hay que aprovecharlo al máximo. Y en eso estamos, para que los estudiantes usen este recurso de los actores y vayan modelando sus profesiones”, comenta.

“Tienen la posibilidad completa de desarrollarse practicando, porque los profesionales van a estar con personas (…) Se capacita y se debe ver hasta dónde pueden llegar con la simulación, porque hay distintas etapas, de casos menos complejos hasta de alta fidelidad, como son las emociones y las malas noticias, porque si no estás preparado te puedes dañar”, explica.

María Angélica Hildebrandt, Vicerrectora USS Valdivia, destacó la iniciativa. “Es una herramienta innovadora que marca una diferencia en la formación de los estudiantes, ya que junto con capacitar en el uso de recursos del paciente simulado, se genera un acompañamiento a la labor docente basada en simulación clínica, lo que es muy valioso, porque crecemos en calidad”, señaló.

Seguridad y evidencia

Varinia Aguilera, coordinadora de la Unidad de Actores USS Santiago y Roxana Buscaglione, Médico e Instructora USS Santiago, son quienes de forma progresiva han trabajado tanto con los actores como con voluntarios que serán pacientes simulados, y con los académicos. “El rol del paciente simulado es bastante esencial y crítico en todos los centros de simulación, sobre todo en esta era post pandemia, porque parte de las habilidades de la profesión de salud son las competencias comunicacionales o blandas, y eso se debe entrenar”, dijo Roxana Buscaglione.

“La evidencia muestra que debemos formar y entrenar para incorporar estas competencias en los profesionales de salud, por lo que, desde esa óptica, el participante simulado es un recurso pedagógico que presta toda la utilidad, y como bien lo dice su nombre, la metodología hace que el estudiante tenga un acercamiento muy próximo a lo real, al centro de práctica o a lo que vivirá como profesional”, sostuvo la académica.

En tanto, Varinia Aguilera comentó que “el hecho de que los estudiantes hayan pasado por la simulación les entrega distintas herramientas como mayor seguridad, conocimiento y enfrentar de mejor manera a ese paciente”, acotando que, “en el fondo es la educación basada en la experiencia”.

Comparte este contenido de VoceroRegional.cl