Vecinos de Villa Cristo Rey crean parque con esculturas en sitio eriazo

Apenas llegaron a la Villa Cristo Rey, colindante a la Iglesia del mismo nombre en avenida Rene Schneider, las autoridades les dijeron a los nuevos vecinos que hermoseen el contorno, rodeado de un humedal, que era usado como basurero por muchas personas, lo que fue acogido por una pareja de pobladores. “Parece que me tome las palabras a pecho, como soy amante de la naturaleza y hago artesanía en fierros, me puse a sembrar y plantar árboles y hacer esculturas en fierro,” comenta Óscar Órdenes, quien aprovechó su expertice de soldador para ir creando esculturas. De esta forma fue naciendo su parque, rodeado de distintas esculturas, que representan a caballeros andantes, roqueros, siempre acompañadas de plantas y flores, y también sillones donde se pueden sentar los visitantes. 

Con el tiempo el parque, ubicado entre la calle Cau-Cau y San Jorge, se ha convertido en una atracción del lugar, que llama la atención de los transeúntes. “La gente pasa al frente y quedan mirando, encantados. Por eso, han venido a felicitarme, “indica Oscar. “A veces vienen familias con niños, gente joven, abuelitos. Incluso, algunos me piden plantas”, agrega Mirta  

Para Óscar las esculturas son parte de una terapia para superar sus problemas personales. “Los fines de semana los dedicó exclusivamente al parque, que es algo que me sana la mente, que la ocupó en crear”, explicó. Todas sus obras son a base de material desechado, especialmente fierros y neumáticos, pero también tubos, PVC, u otros utensilios como ollas, bacinicas, entre otras.

Oscar y Mirta aspiran que todo ese sector, que actualmente pertenece al Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) sea preservado. “Ojalá se rescate la lagunita que teníamos acá, para que vuelvan los patos, y todos podamos disfrutar de la naturaleza”, señaló Mirta. Hasta el momento el parque no tiene nombre, la pareja es de la idea de denominarlo como “La Mano”, dado que surgieron desde el Comité de Vivienda de ese sector de Rubén Darío. “Pero el nombre no es lo importante, sino que la gente se motive en desarrollar el parque, también para ir generando comunidad con los vecinos”, expresó Óscar.

Por eso, comenzarán las gestiones para que el sector sea reconocido, oficialmente, como área verde y administrado por la propia comunidad. 

Comparte este contenido de VoceroRegional.cl