Cámara aprobó proyecto de ley para proteger zonas urbanas de interés natural

Por 101 votos a favor y 7 abstenciones, la Cámara baja aprobó la idea de legislar el proyecto de ley que busca proteger las zonas que tienen interés natural en las ciudades, tales como los humedales valdivianos, presentado por el diputado RN Bernardo Berger.

La propuesta presentada por Berger ingresó bajo el código N°466 del pasado 15 de septiembre, con la adhesión de los parlamentarios Jorge Rathgeb, Sergio Ojeda, David Sandoval, Leopoldo Perez, Germán Verdugo e Iván Fuentes.

En la presentación de la iniciativa este mediodía, habló a favor Berger (RN) en tanto que en contra se pronunció la diputada Camila Vallejos.

En lo sustancial modifica la Ley General de Urbanismo y Construcciones en cuanto al Plan Regulador Comunal, para permitir a los gobiernos comunales establecer zonas de protección y/o conservación natural, tales como los humedales y parques.

El proyecto de ley crea para ello la figura de las “zona de conservación natural”, como una forma de proteger el patrimonio ecológico de los enclaves urbanos, a través de los instrumentos de planificación territorial comunales y el establecimiento de zonas mediante instancias de participación y consulta.

En su elaboración se recogió la experiencia de las comunas de la Región de los Ríos, y en él colaboraron profesionales del área de la planificación urbana y juristas de municipalidades de la región.

“Resulta insólito que siendo un tema ampliamente debatido y reconocido a nivel internacional, hoy día en Chile no contemos con una normativa legal que faculte a los municipios proteger o velar para que el desarrollo urbanístico de las ciudades, en conjunto con la ampliación de los asentamientos humanos, vaya en armonía con estos espacios”, sostuvo Berger.

Esto -explicó- porque acuerdos internacionales como el Tratado Rámsar de la década de los 80 sólo protege a ciertos humedales individualizados como el Río Cruces, pero no al resto de los existentes, Además, su carácter internacional de acuerdo no ahonda en la integración de estos ecosistemas con el entorno urbano, que es el actual problema que presenta la convivencia con ellos en las ciudades.

“El desarrollo sustentable de los asentamientos humanos urbanos tiene que basarse en la conservación y respeto de los distintos factores, entre los cuales puede destacarse el paisaje, la flora, fauna, recursos hídricos, y los fines recreativos que en su conjunto harán socialmente aceptable el desarrollo urbano”, indicó el parlamentario.

La normativa en cuestión operaría en coordinación con otras entidades públicas, entre los cuales destacan la autorización del Ministerio de Vivienda y Urbanismo y consulta al Consejo de Monumentos Nacionales, cuyas especificaciones o requisitos técnicos deben ser resueltos por cada Municipalidad en los Planos seccionales de los Planes Reguladores Comunales.

De esta manera las comunas contarán con un instrumento de protección efectivo para cuidar a sus humedales, evitar su paulatina degradación y potenciar sus beneficios, con instancias definidas de participación ciudadana.

Comparte este contenido de VoceroRegional.cl