Encuentro revela los impactos producidos por las forestales en la Comuna de Mariquina

Unas 70 personas asistieron al encuentro que se llevó a cabo el martes 02 de septiembre recién pasado en el salón auditorio municipal de esta ciudad, donde destacados expositores dieron cuenta de los efectos del modelo forestal en la comuna de Mariquina, al mismo tiempo se derribaron varios mitos surgidos en torno a la instalación de la industria forestal en el sur de Chile.

El werken del Comité de Defensa del Mar de Mehuín, Boris Hualme, profundizó acerca de los impactos producidos por la industria forestal sobre el pueblo mapuche de Mariquina, afectando elementos culturales principalmente: “En esta comuna (Mariquina) hay una sociedad distinta que tiene sus propios elementos de existencia como pueblo, expresados a través del idioma, educación, espiritualidad, salud y medicina natural. Cuando se interviene el territorio con forestales, por supuesto que es un atentado cultural para las familias mapuche”, manifestó.
Junto con denunciar la vulneración de derechos políticos, sociales y culturales del pueblo mapuche. Boris Hualme indicó que desde el gobierno se engaña a los pequeños propietarios diciéndoles que hay que plantar pinos y eucaliptus para implantar una política de invasión forestal.

“En esta comuna estamos ante un enemigo que invade el territorio y nuestra identidad, las comunidades mapuche lafquenche tenemos los fundamentos históricos y culturales para resistir esta invasión”, expresó.

Otro de los temas abordados, fue la situación de los monocultivos y el mar en la Comuna de Mariquina. En ese contexto Eliab Viguera, vocero del Comité de Defensa del Mar de Mehuín evidenció que las malas prácticas de las empresas forestales repercuten directamente en el mar:
“En la comuna de Mariquina han ocurrido cosas que no se entienden, pues se ha querido hacer sentir que la pesca artesanal es compatible con el modelo forestal”, explicó añadiendo. “Son muchos los estudios que han ido comprobando que las especies marinas cercanas a los ríos que  abastecen a las comunidades lafquenche y pescadores artesanales, limitan su crecimiento  a causa de los monocultivos de pinos y eucaliptos. Por eso la actividad forestal y la pesquera no son compatibles”, sostuvo.

Impactos del modelo forestal 

Otro de los actores presentes durante la jornada fue Pilar Cárcamo, Presidenta de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN), quien dio cuenta de los impactos que tienen las plantaciones forestales a gran escala, a nivel de cuencas, suelo y aguas. Además de las consecuencias sociales y culturales producidos por el desarrollo de proyectos de inversión forestal.

“Las empresas no se hacen cargo de las consecuencias que tienen sus actividades productivas, como la migración rural que produce un sobre poblamiento en las zonas periféricas urbanas y empobrecimiento campesino”, expresó Cárcamo.

En el plano laboral, “las empresas forestales poseen altos índices de  subcontratación que impiden la generación de derechos colectivos”, alertó Pilar Cárcamo, añadiendo que “al año 2008, existían 127.000 trabajadores en áreas de plantaciones (INFOR, 2009, pero sólo entre 25% a 30% poseían contrato permanente (30.000 trabajadores). El 82% de los salarios de los trabajadores forestales se encuentran bajo la línea de la pobreza (Dirección del Trabajo, 2007)”.
“Esto no se condice con las ganancias millonarias percibidas por las empresas Arauco”, agregó Pilar Cárcamo.
Cabe mencionar que sólo en el año 2010, estas empresas percibieron ganancias por un total de 1.274 millones de dólares (Arauco: US$694 millones y CMPC: US$580 millones). Esto equivale a utilidades superiores a los $1.650.000.000 diarios entre ambas empresas.

Efectos sobre el agua

La Agrupación de Ingenieros Forestales participa de la “Iniciativa Aguas que de has beber”, ejecutada junto a otras instituciones de alcance nacional. Fruto de esta alianza se desarrolló el informe denominado “Agua en Chile: diagnostico en 4 territorios y propuestas para enfrentar la crisis hídrica”, presentado recientemente ante el concejo municipal de Mariquina y en el foro panel “Mariquina frente al modelo forestal”.

El estudio que se realizó con datos de 4 regiones del país (Bio Bio, Araucanía, Los Lagos y Los Ríos) reveló que «tan solo en la región de Los Ríos se distribuye agua a 5000 personas en las localidades rurales, esta situación le significó al Estado un gasto de más de 2 mil millones de pesos entre los años 2008 y 2013. También se ha entregado derechos no consuntivos de agua en un 43% a sociedades agrícolas ganaderas y forestales mientras que el 46% restante a personas naturales y en Mariquina existen 90 familias a quienes el municipio reparte agua entre los meses de febrero y junio», detalló Pilar Cárcamo.

Además se viven sendos conflictos por el agua en la región, entre comunidades mapuches y locales que confrontan con los grandes sectores económicos (empresas hidroeléctricas y forestales).

Nuevo modelo forestal

Para enfrentar esta situación de despojo y deterioro del bosque nativo y los recursos hídricos a nivel nacional. La AIFBN ha propuesto un nuevo modelo forestal basado en la modificación del código de aguas, cambio en la institucionalidad forestal y cambios fundamentales en la ley de fomento forestales, entre otras modificaciones.

“Se debe trabajar desde el ordenamiento territorial, para que se defina desde las comunidades que es lo que se quiere para el territorio, y en ese marco, desarrollar un modelo de gestión territorial flexible que permita la participación de los actores locales”, sugiere Pilar Cárcamo.

Comparte este contenido de VoceroRegional.cl